Día Mundial del Hindi en Colॐbia

29 Ene

Mi fascinación por la India me llevó a un evento en su Embajada en Colombia, también organizado por la Fundación Amigos de la India.
El motivo era la celebración del Día Mundial del Hindi, elcuarto idioma más hablado en el mundo y el segundo más usado en el país indio.


Yo realmente esperaba un par de consejos, alguna charla y adiós. No obstante, fue un encuentro encantador con baile, comida, cine, lecciones de hindi, música y poemas. Realmente me sorprendió y me fascinó.
Primero nos dieron ciertos tips para aprender el idioma, tales como el uso de páginas web que nos faciliten el aprendizaje. Estos fueron los sites que nos recomendaron:
http://es-mx.livemocha.com/
http://www.google.com/transliterate
http://www.como-se-dice.com/
http://www.avashy.com/hindibhasha/index.asp
http://hindiurdu.net/
http://www.bharatdarshan.co.nz/hinditeacher/main.htm
http://faculty.maxwell.syr.edu/jishnu/101/
http://taj.chass.ncsu.edu/
http://ccat.sas.upenn.edu/plc/hindi/

Yo hago mi aporte, dejándoles este link que contiene una lista de webs para aprender el hermoso Hindi:
http://sites.google.com/site/criticalpursuit/languages/hindi

Lo cierto es que la pasé muy bien, aunque no aprendí casi nada de Hindi. Recorde lo que ya sabía: Namaste, Om, etc. Bueno y también suprabhat, que significa buenos días o Tanyadja que quiere decir gracias.
También tuvimos cine, pues la Embajada invitó a Roberto Restrepo, director del documental Jala, realizado en el Ganges sobre contaminación y espiritualidad. Aquí les dejo el tráiler del proyecto:

Fue muy interesante la forma en la que Restrepo nos explicó la importancia del Hindi, pues es el idioma hablado en muchos lugares remotos donde el inglés no llega. En el desarrollo del documental el Hindi fue esencial para su realización, pues sin conocimiento de él todo se habría reducido a los gestos y las señas para todo, para comer, para alojarse en un hotel y todo lo imaginable. Nos contó que en Hindi, ayer y hoy se dice igual, lo cual evidencia el pensamiento filosófico cíclico, en el que el tiempo es un ilusión que se repite una y otra vez en forma circular, no lineal. Además nos dijo que el verbo tener no existe, porque se dice igual que la palabra paz, significando “al lado suyo”. Esto es una muestra del desapego que reina en estas tierras. Las cosas pueden estar al lado mío y yo las puedo usar, pero no son mías, por lo que no hay razón para identificarme con los objetos, debido a que todo es impermanente y mi ser no es el objeto, ni viceversa.

El problema radica en que este pensamiento cíclico y desapegado son incompatibles con un mundo totalmente distinto al que dio origen a esas doctrinas filosóficas indias, pues la naturaleza ya no cumple su ciclo como antes, por culpa de los plásticos y demás materiales contaminantes y no biodegradables que han contaminado el Ganges, los alimentos y pueden acabar con un ecosistema tan especial como el de los Sundarbans, los hermosos manglares ubicados en el Golfo de Bengala, cerca de Calcuta y que cuenta con especies tan importantes como el tigre y los cocodrilos.

El documental Jala nos alerta de esta situación. En la India no hay concepción de basura, ya que todo se lo comían las vacas o los cerdos, pero con el plástico y demás cosas no biodegradables todo se ha complicado, y por eso es que muchos extranjeros se quejan de la suciedad en la India, sin quizás conocer el contexto. Quien mejor describió precisa y bellamente esta situación fue Octavio Paz en su texto Bombay, a la que describe como “mierda y jazmines”, en resumidas cuentas el juego de opuestos de una tierra que solo se puede amar con locura u odiar hasta la saciedad.

De manera que todos nos concienciamos sobre la cuestión ambiental en el país soñado. Entonces vino la parte difícil y cómica del día: El Taller de Caligrafía de Devanagari, que es el sistema en el que se escribe el Hindi. La verdad es que no entendí un carajo, pero ya después aprenderé por mi cuenta con el alfabeto que nos dieron.

Lo mejor fue que inventé una palabra y la dibuje así:


Aún estaba por venir lo mejor. Primero, nos leyeron un melodioso poema romántico en Hindi, después bailamos con una música estupenda bajo las instrucciones de la profesora de danza de Amigos de la India. Fue muy chistoso, ya que todo el mundo tenía pena, pero aprendimos unos pasos muy finos y graciosos. Finalmente, dos mujeres de la India nos enseñaron a cantar en Hindi, con lo cual todos soltamos varias carcajadas, pues no estábamos muy afinados que dijéramos, excepto ellas, que lo hacían fantásticamente. En fin, aquí les dejo los videos de ambas actividades.

Todo terminó en un generoso coctel organizado por la Embajada -cuyo Embajador estaba presente- con vino, pasabocas y otras cosas, mientras que los participantes nos regocijábamos en los mejores momentos del evento y conversábamos sobre la comida picante india, el vegetarianismo y nuestros planes y sueños de conocer aquella tierra mágica.

Anuncios